Skip to Content

¿Cómo apoyo a alguien que ha sufrido una agresión sexual?

Las agresiones sexuales son frecuentes: aproximadamente, una de cada cinco mujeres sufre agresiones sexuales. Hay algunas cosas prácticas que puede hacer para ayudar.

¿Cómo ayudar a un amigo/a que ha sido agredido/a sexualmente?

1800RESPECT
24 AUG 2014

Cuando alguien sufre violencia sexual, las personas que elige para hablar de ello desempeñan un papel vital.
Un familiar, amigo/a o compañero/a de trabajo comprensivo puede ser una fuente importante de apoyo y ayuda. Saber cómo responder puede resultarle difícil y puede preocuparle actuar equivocadamente. Hay algunas cosas sencillas que puede hacer y la siguiente información le ayudará a responder. También hay ayuda profesional disponible.

Para saber más sobre las agresiones sexuales, puede leer ¿Qué es la agresión sexual?

Obtener ayuda

Los servicios contra las agresiones sexuales son un punto de partida para obtener ayuda. Proporcionan asesoramiento e información a las personas que han sufrido agresiones sexuales recientemente, así como a las personas que prestan apoyo. Aquí puede encontrar información sobre los servicios cercanos contra las agresiones sexuales [en inglés]. La mayoría de los servicios disponen de acceso a intérpretes y apoyo fuera del horario laboral.

El servicio telefónico 1800RESPECT, disponible las 24 horas, también puede ser un buen punto de partida. 1800RESPECT ofrece orientación, asesoramiento e información telefónica a personas que hayan sufrido violencia sexual y a familiares, amigos y trabajadores que las estén apoyando. Teléfono 1800 737 732.

Qué hacer

Hablar sobre las agresiones sexuales puede ser difícil para las víctimas/los supervivientes. Sabemos que muchas víctimas/supervivientes temen que no se les crea, que se les culpe o que se haga caso omiso o minimice su experiencia.

El esquema de seis pasos que figura a continuación ayudará a abordar estos temores y a apoyar a alguien que haya sufrido una agresión sexual.

Creer

Cuando alguien le diga que ha sufrido una agresión sexual, su papel es creerle, apoyarle y ayudarle a estudiar las opciones para ver qué hacer después. Es natural querer hacer muchas preguntas, pero hacerlas puede ser algo muy indiscreto. Antes de preguntar, escuche.

Escuchar

Algunas personas quieren hablar de su experiencia de inmediato, pero otras no. Ofrecerse a escuchar sin interrumpir y estar allí y no expresar juicios de valor cuando una víctima/un superviviente esté preparado/a para hablar, es un elemento de apoyo importante.

Ayude a estudiar las opciones

Al asegurarse de que una víctima/un superviviente es consciente de sus derechos y opciones, usted reconoce el derecho de él o ella a tener tanto control como sea posible sobre lo que pase después. Puede ayudar informándose sobre los servicios y cómo usarlos. Los efectos de la agresión sexual pueden hacer que a la víctima/al superviviente le resulte difícil pensar en estas cosas de inmediato. La ayuda para encontrar y acceder a los servicios puede ser un buen punto de partida si la víctima/el superviviente quiere optar por esta opción.

Nunca culpar

Nunca se debe culpar a la víctima/al superviviente de la agresión sexual. La agresión sexual nunca está bien. Lo que lleve puesto una persona, su cultura, edad, consumo de drogas o alcohol o su relación con el agresor, en ningún caso son elementos responsables de provocar que una persona agreda sexualmente a otra.

Pregunte antes de tocar

Después de una agresión sexual, algunas personas no quieren que les toquen. Es importante preguntar. Por ejemplo: “¿Te parece bien que te dé un abrazo?” De este modo, es menos probable que traiga malos recuerdos a la memoria o que la otra persona tenga que volver a experimentar el trauma asociado con la agresión.

Reconozca sus propios sentimientos y busque ayuda para sí mismo/a

Es normal sentirse disgustado/a, incluso enfadado/a, cuando un ser querido pasa por una experiencia violenta y traumática. Reconozca sus propios sentimientos y busque ayuda para sí mismo/a cuando la necesite. Puede llamar a 1800RESPECT, o hablar con los servicios contra las agresiones sexuales o su profesional de la salud.

Los efectos de la agresión sexual

Entender los efectos puede ayudarnos a apoyar a alguien que haya sufrido una agresión sexual. Los efectos de la agresión sexual pueden ser muy diversos e incluir efectos físicos, emocionales y psicológicos. Sabemos que la mayoría de las agresiones sexuales las comete una persona que es conocida y de confianza, por lo que, los efectos a menudo se desarrollan en el espacio íntimo de la familia o un grupo de amigos. Responder bien a las necesidades inmediatas de las personas que hayan sufrido agresiones sexuales puede ayudar a reducir los daños. También es importante seguir apoyando a las personas a medida que se recuperan.

Problemas de salud

Apoyar a alguien que haya sufrido una agresión sexual recientemente también puede significar hablar con él/ella sobre las lesiones físicas y/o problemas sexuales u otros problemas de salud.  Las cosas por las que la víctima/el superviviente puede estar preocupada/o incluyen:

  • Embarazo

  • Infecciones de transmisión sexual (ITS)

  • Exposición al VIH

  • Inquietudes generales con respecto a la salud

Un profesional sanitario debe tener en cuenta que la experiencia de una agresión sexual arrebata la sensación de control de la víctima/del superviviente sobre su propio cuerpo de manera profunda. Toda intervención con esas personas necesita maximizar su sensación de control sobre su propio cuerpo y su propia toma de decisiones.

Denunciar la agresión a la policía

Si la víctima/el superviviente desea denunciar la agresión a la policía, hay algunas cuestiones importantes en las que pensar. Resulta útil que alguien que trabaje con una víctima/un superviviente sea consciente de cómo funciona el sistema y sea capaz de hablar a través de los puntos clave de una forma respetuosa y compasiva. Esto proporciona a la víctima/al superviviente más control y opciones.

Puede que la víctima/el superviviente opte por no denunciar ante la policía o no someterse a un examen médico o médico forense. Se trata de una elección personal y hay que respetarla.

En Australia, la policía actúa independientemente de grupos religiosos o políticos. Se guían por los estatutos penales (leyes) que están redactados y son de acceso público al conectarse a la página de inicio del Parlamento de cada estado. La función de la policía es reunir pruebas e investigar cuestiones relacionadas con cualquier agresión sexual que se haya denunciado.

Cosas a tener en cuenta al presentar una denuncia

Su servicio local contra las agresiones sexuales puede ayudarle a entender el procedimiento legal y de denuncia en su estado o territorio. El lenguaje y los procedimientos legales pueden resultar confusos, pero siempre puede pedir que le expliquen algo que no esté claro en un lenguaje fácil de entender. No dude en preguntar si hay algo que no entiende.

Cuando hay niños y jóvenes involucrados

Cuando los niños o los jóvenes sufren agresiones sexuales, la persona con la que hablen primero sobre ello puede desempeñar un papel muy importante a la hora de ayudarles a acceder a la protección y al apoyo y proporcionarles “los primeros auxilios psicológicos”.

Sea claro/a sobre su papel. Los niños y los jóvenes necesitan que les crean, consuelen y ayuden para sentir que no son en absoluto responsables de lo que ha ocurrido. Al revelarlo, el niño o el joven confía en que usted actúe en su nombre y ponga fin a los abusos.

Cualquier acto sexual con un niño es un crimen y se puede denunciar ante la policía. Llame al 000.

Si está prestando asistencia a un niño o joven que haya sufrido una agresión sexual, existen servicios que pueden ser de ayuda.

Además de los servicios mencionados anteriormente, en la sección general, cuando niños y jóvenes están involucrados, existen algunas cosas importantes que hay que recordar: Su servicio local contra las agresiones sexuales o los servicios de protección de menores son fuentes de información y apoyo a la hora de entender las opciones y de planificar una respuesta.

Toda persona que tenga preocupaciones sobre un niño deberá hablar con los servicios locales de protección de menores. Ahora, todos los estados tienen leyes que requieren la denuncia obligatoria. Estas leyes implican que determinadas personas están obligadas legalmente a denunciar cualquier preocupación a la autoridad competente. Si no está seguro/a acerca de la denuncia, asesórese antes de seguir adelante. Siempre puede hablar con expertos en la zona, como el servicio local contra las agresiones sexuales o el organismo estatal de protección de menores, para obtener ayuda. 1800RESPECT puede ofrecerle asesoramiento en su idioma sobre la denuncia obligatoria. Llame al 1800 737 732.

Cuando presta asistencia a niños y jóvenes que sufren agresiones sexuales, su función como adulto es ayudarles a estar a salvo y a tomar medidas para poner fin a los abusos.